Lo que debes saber antes de comprar un monitor de PC

Si te interesa comparte ! Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Recientemente me he visto obligado a comprar un monitor para el PC ya que el que tenía lamentablemente dijo “hasta aquí llego”.

Aunque probablemente hubiese podido haber hecho como el gobierno y ampliarle la edad de jubilación con una reparación, no podía prescindir de uno y quise también aprovechar para pasarme a la tecnología LED… que la electricidad (como todo lo demás) nos la tienen bastante cara hoy en día.

Debido a que son muchas (pero muchas) las horas que paso cada día trabajando frente la pantalla (y que con el paso de los años la vista se va resintiendo) aproveché que en estos momentos los precios de los monitores de más de 20 pulgadas son bastante asequibles para hacer una buena compra.

Como sucede con todos los periféricos, existen monitores con distintas especificaciones que se han de valorar antes de decantarse por adquirir un modelo u otro… pero como sé que hay mucha gente que las desconoce o no les da la importancia que tienen, he pensado que sería bueno escribir un post con el que ayudar a la hora de tomar una decisión.

Así pues, tras buscar y comparar en varios establecimientos, finalmente me he decantado por un monitor Philips 247E6QDSD.

Pero, ¿por qué este y no otro?… desde luego no diré que sea “el mejor” del mercado (que no lo es), pero tiene las especificaciones que buscaba y se encuentra bastante bien en cuanto a relación tamaño-calidad-precio (unos 150€).

Lo importante (y lo que quiero que sepas) es que conozcas cuáles son las especificaciones principales que hay que tener en cuenta a la hora de elegir uno, que son:

* Retroilumación LED ya que tienen menor consumo eléctrico.

Para que veas que realmente es un aspecto a tener en cuenta te diré que mi anterior monitor (un Philips 200W6CS de 20 pulgadas LCD) tenía un consumo de 50W, mientras que el que tengo ahora (Philips 247E6QDSD de 24 pulgadas) tiene un consumo máximo de tan sólo 24W (¡sí, la mitad aún a pesar de ser más grande!)

* Panel IPS o VA (o alguno de sus correspondientes subtipos).

Básicamente los monitores se montan desde hace años con uno de los siguientes  tipos de paneles: TN (los más económicos y comunes), IPS y en menor medida VA.

Los paneles TN (Twisted Nematic) no ofrecen buen ángulo de visión.

Los distinguirás fácilmente porque cuando mires uno de lado o un poco más arriba o abajo con respecto al centro, no verás bien la imagen sino una especie de “manchas” negras en la pantalla.

Además, tampoco muestran los colores tan vivos como otros tipos de paneles.

Como punto positivo tienen unas tasas de refresco de imagen bastante bajas (entre 1 ms y 8 ms o milisegundos), lo cual es bueno por ejemplo a la hora de jugar.

He utilizado algunos monitores con paneles TN tan malos que mis ojos no los soportaban, al poco rato sentía la vista cansada y dolores de cabeza.

Por otro lado, los paneles IPS (In-Plane Switching o Advanced Display Panel) tienen ángulos de visión bastante mejores que los TN, así como colores más vívidos y “reales”.

ips-tn

Hay distintos subtipos o versiones basados en esta tecnología (S-IPS, AH-IPS, E-IPS, etc.), que aunque tienen ciertas características concretas (unos consumen menos, otros poseen mejores ángulos de visión, etc.) todos ellos son una buena opción.

Como curiosidad, las pantallas Retina de Apple incorporan paneles AH-IPS mejorados para soportar mayores resoluciones y densidad de píxeles.

En cuanto a los paneles VA (Vertical Aligment) hay también distintos subtipos (MVA, P-MVA, PVA, etc.) y están a medio camino entre los TN y los IPS tanto en cuanto a calidad como a consumo energético (no he tenido oportunidad de probar ninguno).

Por último, los paneles de varios modelos de monitores Samsung incorporan una tecnología propietaria denominada PLS, que si bien sin duda es mejor que los de tipo TN, los situaría “casi” a la altura de IPS o VA (pero es sólo una opinión personal y basada en pocas experiencias).

En ocasiones algunos fabricantes no especifican qué tipo de panel han utilizado en determinados modelos, pero puedes averiguarlo accediendo a este enlace y buscando el modelo deseado.

especificaciones monitor

* Tamaño de entre 20 y 23 pulgadas con resolución de pantalla Full HD (1920×1080)

Estas especificaciones nos permitirán tanto trabajar cómodamente con varias ventanas abiertas, como disfrutar de vídeo en alta calidad.

El que adquirí tiene 24” (más concretamente 23,6”) y aunque estoy contento con su tamaño, para utilizarlo a la distancia que lo hago (lo tengo a unos 40 cms.) a veces me da la impresión de ser un poco grande.

* Nivel de brillo de 250 cd/m2 como mínimo, donde “cd” se refiera a “calenda” (una medida de luminosidad).

* Nivel de Contraste real de 800:1 como mínimo.

El porcentaje de contraste representa el nivel de diferencia (variación) al mostrar los colores blanco y negro, obteniéndose mayor precisión y calidad de imagen cuanto mayor sea su valor.

En algunos monitores el fabricante especifica un contraste dinámico con un valor tremendamente alto (por ejemplo el mío se indica que tiene una relación de 20.000.000:1) que se obtiene mediante el software interno del monitor (personalmente no soy capaz de apreciar diferencia alguna cuando lo activo, siendo el verdaderamente importante el contraste real).

* Tiempo de respuesta entre 1 y 8 ms o milisegundos como máximo.

Básicamente es el tiempo tarda el monitor en cambiar el color de un píxel, lo que afecta sobre todo cuando hay imágenes en movimiento (vídeo o al utilizar juegos 3D).

* Conexión HDMI

Me resulta totalmente incomprensible ver monitores FullHD que incorporan únicamente un conector D-SUB o VGA (el de 15 pines de toda la vida) ya que se trata de un conector analógico, mientras que para obtener una buena calidad de imagen a altas resoluciones es necesario utilizar un conector digital (DVI o HDMI).

Es por ello que mucha gente (por desconocimiento) utiliza este puerto aun disponiendo DVI y/o HDMI… y luego nota que las letras se ven borrosas, sienten dolores de cabeza, mareos cuando juegan, etc.

conexiones monitor

Por otro lado, si eres aficionado a las consolas quizás te convenga que tu nuevo monitor tenga dos conectores HDMI (uno para conectarlo al PC y el otro a la consola o incluso a un sintonizador TDT).

Si no tienes puerto HDMI en tu tarjeta gráfica, puedes utilizar un cable DVI-D a HDMI, que al ser ambos digitales no verás pérdida en la calidad de imagen (el único “pero” es que este tipo de cable no transmite también el audio, cosa que sí hacen los cables HDMI).

Se podría especificar con más detalle algunas de estas características, pero teniendo en cuenta lo que he comentado sin duda alguna podrás tomar una buena elección 🙂

Si te interesa comparte ! Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn
*** Escribe tu correo electrónico para recibir nuestras novedades ***
[ haz click aquísi aún no has visto nuestros cursos de informática gratis

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*